5/4/09

Sin confiar en las mentiras

Mentiría si no reconociera lo contenta que estoy ahora mismo. No tiene mucho sentido, porque hace apenas cinco horas quería tirarme por la ventana: los conocidos cambios de humor. Pero lo que realmente importa es que en este preciso momento, mientras escribo estas líneas sin saber muy bien por qué ni para quién, me encuentro como en una hamaca de seda balanceada por grandes sonrisas que encandilan.
Tengo esa esperanza que necesitaba, sueño con alcanzar algo que no poseo pero adoro y me muero por rodear con mis brazos ese anhelo. Cada día, por cierto, me acerco un poco más a él. Pocas cosas hay tan emocionantes en la vida y aunque nunca estemos del todo seguros de si el resultado será el deseado, la aventura por llegar merece más la pena que cualquier comedura de cabeza. Yo no quiero ser de hielo ni frenar el paso tratando de no sufrir, con el consiguiente arrepentimiento que seguro vendrá después.
Mentiría si dijera que no confío en nada.

2 cosita(s) que decir:

Marcos Ortega dijo...

a veces todo funciona sin querer... ves? y ayer no me creías...

PABLO dijo...

Sea lo que sea, aquello que anheles.......hacia adelante, siempre hacia adelante. Y me encanta esa frase que describe tu estado de ánimo, esa hamaca de seda balanceada por grandes sonrisas que encandilan. Me parece deliciosa.