1/8/08

Y encima me pica otra abeja. Si es que...


Este verano está siendo muy diferente a todos los que he tenido que vivir hasta ahora. Bueno, quizá lo de "tenido que..." suena a obligación, como si un ogro me empujara con su hacha a seguir viviendo. Para nada, lógicamente estoy aquí porque quiero y me da la gana, porque me gusta mi vida, mi trabajo(ja) y una serie de cosas más que no hace falta nombrar. El caso es que estoy un poco liada, mentalmente hablando, of course.

Hace un par de días, en clase de yoga, mi profesor nos pidió que hiciéramos el gran esfuerzo, lo que nunca nadie puede hacer: dejar la mente en blanco. ¡OH!, resultó ser una petición demasiado suculenta. Nada me apetecía más en ese instante que conseguir sacar ciertas tonterías de mi enana cabeza(ayer me dijeron que es demasiado pequeña).



Pero, por desgracia... NO SOY CAPAZ, me dedico a abrir los ojos y empezar a criticar todo lo que veo: zapatillas feas, pantalones anti-glamour. Todo, vaya.

Intento hacerlo en mi casa, en el autobús, en la piscina mientras me tuesto al sol y me empiezo a asfixiar... Pero nada, no hay manera, oye.



Lo próximo: clases de taichi para relajarme. ¿Quién se apunta?

4 cosita(s) que decir:

MiguelNR dijo...

yo, pero vivo lejos xD

Bikiños

txïo dijo...

Yo no, porque estoy gorda. En los gimnasios miran mal a las gordas.

Pero gracias.

:)

carLi dijo...

O sea, Roci, qué tonta eres.

Anónimo dijo...

para dejar de ser gorda todo es un proceso... por algo ay que empezar,no?