19/11/09

Quincena en Dublin


Hay quien dice que el tren pasa una vez en la vida y es mejor no perderlo, por eso del arrepentimiento y las experiencias no vividas. Y yo no voy a negar que opino exactamente igual, no podría estar más de acuerdo con una afirmación. Desde que estoy en Dublin (la tilde aquí sobra, tengo que acostumbrarme al inglés) no han parado de sucederme cosas, a cuál más extraña y desesperante. Aquí nada es fácil siendo extranjero, ya no sólo por el idioma, que complica las cosas, sino por la soledad que te acompaña a cada largo y aburrido trámite diario de la indeseable burocracia irlandesa. Que si necesitas el PPS number para abrir una cuenta en el banco, que si para conseguir tal numerito has de probar que resides en territorio irlandés y para ello has de poseer el contrato de tu casa alquilada, que si ve mejor a la embajada a ver si ellos te lo explican porque yo me desespero. Que si, que si, que si...Y encima, al final, ni tengo PPS number, ni cuenta bancaria ni contrato de la casa en mi poder. Bueno, esto último espero tenerlo solucionado el sábado por la mañana si es que los astros no se alinean en mi contra. Yo ya me espero cualquier cosa.

Salvo el tema papeleo, aburrido hasta la saciedad, todo lo que envuelve a Irlanda es espectacularmente agradable. Algo increíble, creedme. Amables, gentiles, caballerosos, educados, colaboradores, sonrientes. Así son las gentes irlandesas, unas gentes que se desviven por hacerte un poquito más fácil la ausencia de ayuda familiar y de quienes te esperan en tu tierra. Suponiendo que alguien lo haga, claro. Pero seamos positivos.

El nivel educativo es aquí bastante superior al español y eso es palpable. No hay cafetería, McDonald's, bar de mala muerte donde no veas a cinco o seis personas leyendo: periódicos, libros, revistas, informes del trabajo. Adoran la lectura y hacen que yo les adore un poquito más a ellos. Es más, al subir al autobús, si ven que estás leyendo cualquier cosa, te hacen un sitio para que continúes (yo al principio no entendía que me dejaran sentar así, por las buenas). Y esa educación que mencionaba es asimismo recíproca con todos los trabajadores públicos de la ciudad: al bajar de los buses, todo irlandés sabe que debe agradecer el trayecto al driver con un jovial thanks!. Claro, he tenido que adaptarme y ahora yo también agradezco al conductor que me lleve a casa. Faltaría más. A pesar de lo incómodos que son estos buses irlandeses de dos pisos, que se tambalean más que el toro mecánico.

Pero, cómo no, todo tiene su lado malo y no es otro que el clima. Los últimos tres días no ha cesado de llover ni un momento y el aire es algo descomunal: me empuja cuando voy caminando, se rompen los paraguas (aquí lo útil es un buen abrigo con capucha e impermeable, el paraguas dejadlo en casa).

Pese a todo, estoy muy contenta con mi estancia y he empezado mis sufridas clases de inglés, dándome cuenta de todo lo que he olvidado desde que no lo estudio. No volveré a dejarlo de lado. Ahora estoy peleándome con los condicionales y las contracciones de pronunciación. Me va a costar el I'd've (pronunciado eye-div = eydf). De momento prefiero el original I would have.

Espero que el rollo aquí expuesto no haya sido demasiado aburrido para los que os hayáis dignado a leerlo y que continuéis curioseando lo que aquí escriba de mi vida en Dublin.

Un saludo a todos y gracias por el tiempo dedicado.


6 cosita(s) que decir:

PABLO dijo...

Así me gusta, que desarrolles una faceta costumbrista. Lo del papeleo va a ser en todas partes, pobres de los que vengan a España a estudiar español. Los inicios siempre son complicados, pero enseguida pasan. Hazte con un barbour (pídelo a los reyes), son ideales para el clima de allí. Y cuidado con las showers que son muy traicioneras. Aquí en Madrid no recuerdo la última vez que llovió, es más hace calor. Que vaya todo bien, ya verás como sí, everything's gonna be all right, como la canción. muak
xxx

Marcos Ortega dijo...

jo carli que envidia... ojala yo fuera tan aventurero como tu :(

Un pedacito de mí dijo...

Alej! pues anímate, que merece la pena de verdad...aunque sea por conocer algo nuevo! Pablo, pensaré lo del Barbour, que siempre me han gustado mucho :)
Besos!!

Marduk dijo...

:D
Yo llegué hasta el final!!!!
Me alegro de que todo vaya bien, linda. :D
Abrígate mucho!!!!
Vuelves para Navidades?????

Write me an email!!!!!

trajinandoporelmundo dijo...

Todo eso que cuentas del PPs number, lo viví yo en Italia con el puñetero Codice Fiscale. Ains.. parece que los trámites burocráticos son igual de aburridos en todas partes (¡y nos quejamos de España!)
El clima es lo de menos, lo que importa es la gente, y con la de cosas estupendas que dices de ellos, creo que no tienes motivos para quejarte :)

Anónimo dijo...

Carlis!!!jo acabo de descubrir tu blog gracias al de carmen!si lo llego a saber te leo antes!!
Me encanta que estés entusiasmada con la gente, y aunq el clima sea horroroso, sé que te encanta llevar gorrito!!!jajaaja
Menos mc donalds!!!cuidate!
soy Belén tu ex compi de El Mundo