10/9/09

Cuando algo duele

Hay muchas cosas que duelen, aunque miremos hacia otro lado. Las personas no siempre entienden el daño que pueden llegar a causar en pobres almas que, sin comerlo ni beberlo, terminan viéndose involucradas en antiguos amoríos tal vez sin resolver que, además, condicionan a su alrededor. Por lo menos sí a algunas cabezas inocentes.
Pasan meses y la tendencia a ocultar a nuestros seres más próximos me parece digna de estudio, de uno concienzudo y detallado. Las parejas rompen, la vida continúa y quienes van a dar a alguno de los miembros, lo viven estupefactos. Nunca negaré lo importante que una persona haya podido ser en la vida de alguien pero, me pregunto una cosa: ¿cuando una relación está terminada y decides conocer a otro ser humano, es justo guiar tu nueva aventura en torno a la anterior, a lo que tu antiguo compañero de viaje pueda sentir, o, en cambio, hay que esforzarse por lograr la felicidad de tu nuevo amor?. Siempre, por supuesto, salvaguardando la armonía con tu pasado sentimental.
El amor no debería ser complicado; si quieres estar con alguien no puedes herir sus sentimientos mientras invitas a tu vida, de forma íntima y estrecha, a tu pasado amoroso. Es una regla fundamental si pretendes que nadie salga herido. Y no siempre el sexo es el causante del dolor.

2 cosita(s) que decir:

Marcos Ortega dijo...

Algún problema con las ex de cierto personajillo que yo me sé??? Carla rayadas no eh, rayadas NO

Un pedacito de mí dijo...

Tienes razón, es mejor hacer caso omiso de las movidas extrañas que nos toca vivir. Alej te echo de menos sabes? dónde andas?