5/6/08

Asco

A veces me doy cuenta de lo triste que es. No entiendo el motivo por el que los demás pueden disfrutar de algo así y yo no. No entiendo por qué tengo tan mala suerte y siempre hay alguien para aprovecharse de mí, de cualquier cosa, incluso la más estúpida. Sólo quiero ser como tod@s , que descubran que en mí hay más cosas que una apariencia, la que sea, y que no pretendo estar toda mi vida así.

Quizá me lo merezca. Algo habré hecho muy mal, digo yo, para estar en esta situación hace ya bastante.

"Te quejas de vicio", "no es para tanto". Claro, como vosotr@s estáis genial y sois felicísimos, no lo podéis entender. Y no os culpo , creo que es lógico.


Pero yo sí tengo problemas al respecto. Y muchos. Así que espero que nadie más me repita lo maravillosa que es mi vida.


Pd. Roci, Palen, siento haberos dado la "murga" ayer. Os quiero papitos.

4 cosita(s) que decir:

Oso55 dijo...

No te preocupes Carli, en cierto modo entiendo tu reacción. Pero creo que deberías alegrarte por la felicidad de tus amigo/as, antes que ponerte a manifestar lo triste que es tu vida.

Y por cierto, yo personalmente, ni estoy genial ni felicísimo, más bien todo, TODO lo contrario.

Marcos Ortega dijo...

Mamasita linda! No se me entristezca que los chamacos se me ponen bien tristes si usted se me ahueca!

A los demás siempre nos da por pensar que lo de los demás es mejor. ¡Qué envidioso es el ser humano!

Txïo [ 悲しい 瞳 の 女 ] dijo...

Yo siempre me alegro por los demás (por mis amig@s y por la gente que me importa, se sobreentiende) cuando comparten conmigo cosas buenas.
No, no es una indirecta. Pero no sé si debo sentirme culpable por una vez que la vida empieza a sonreírme tímidamente.
Está claro: el hombre sólo puede ser feliz cuando compara su infelicidad con las miserias ajenas. Se siente bien cuando se siente mal y sabe que no es el único. Mal de muchos, consuelo de tontos.

carLi dijo...

¿Quién dice que alguien tenga que sentirse mal por estar bien?
Para nada he querido decir eso y creo que está bastante claro.

Sólo era un desahogo íntimo.